¿QUE VALOR TIENE NO REALIZAR LA REVISIÓN TÉCNICO MECÁNICA?


Siempre que pensamos en realizar la Revisión Técnico Mecánica, viene a nuestro pensamiento: Dinero, filas, trámites, reparaciones, pérdida de tiempo y evasiones, pero alguna vez nos hemos puesto a pensar ¿QUE VALOR TIENE NO REALIZAR LA REVISIÓN TÉCNICO MECÁNICA?


Este proceso que se menciona en el Código Nacional de Tránsito, está direccionado a garantizar el estado adecuado del automotor, sea público o particular; sin embargo, es visto como un proceso tedioso, obligatorio y sin beneficios.


Al pasar de los años se van adquiriendo valores, creencias y pautas de conducta, que se comparten con un porcentaje de la sociedad, ya sea municipal, departamental, nacional o mundial, y esto es llamado “Cultura”. En este caso la población a mencionar es toda aquella que adquiere su vehículo o quien conduce el vehículo de alguien más.


¿Qué tipo de cultura compartimos?

¿La cultura de la honestidad, responsabilidad y respeto?, o ¿La cultura de la evasión, la deshonestidad e ilegalidad?


En este análisis es importante evaluar si somos conocedores del impacto que tiene nuestro actuar en el futuro de la humanidad, de nuestros seres queridos y conocidos; cuando ya analicemos estos alcances sabremos que el costo económico del proceso de revisión no se compara con el valor tan amplio de las consecuencias por incumplimiento.


El precio de la multa para el 2021 por no tener al día la revisión es de $447.555, a esto se debe adicionar el gasto de grúa y parqueadero, confirmando que en cada aspecto el costo de incumplimiento es más alto, no solo en dinero sino en resultados.


Al mencionar el término “valor” nos referimos a la importancia o validez de una cosa, y esto es más profundo que aspecto monetario. Transitar con seguridad, tener bajas probabilidades de accidentes, respirar aire puro y tener la tranquilidad de actuar correctamente, tiene un valor incalculable.


Es por esta razón que en el CEDAC CÚCUTA, trabajamos por prestar un servicio excelente que pueda brindar confianza a quien lo recibe y seguridad a todos; el temor no debe ser a que el vehículo sea rechazado sino a que el vehículo no este en condiciones de llevarnos salvos a casa.


¡El momento de cuidarnos es ahora!

Transitemos correctamente el ahora, recordando que podemos ser mejor que ayer, para que así forjemos juntos “un excelente mañana”.

0 comentarios